¿Lubricantes sintéticos o aceites convencionales?

Los aceites artificiales aún están obteniendo mucho mercado, por las características de mayor rendimiento que, para muchos usos, ganan en los más importantes precios por caja. El incremento en la exigencia de varias zonas del mundo, así mismo se favorece de los requisitos de medio ambiente y de protección de los empleados.
Virtualmente los consumidores retoman el dialogo “del lubricante de origen mineral contra aceites sintetizados“. Algunas veces, es parte de un ejercicio de planeación mundial de la exigencia; otras veces es simplemente para garantizar que el montaje está obteniendo el mejor puntaje de ciclo aprovechable posible. Avalamos esto y estamos fascinados de asistir a los usuarios a “hacer las matemáticas” acorde con su circunstancia detrminada, para que puedan ejecutar las más adecuadas alternativas.
Los aceites minerales varían sustancialmente de los lubricantes sintetizados en relación a lo que pueden obtener, lo que se exige para que actúen con eficiencia y su disposición. El crudo natural es una mezcla de hidrocarburos. De hecho después de un refinado agresivo a base de disolventes, millones de elementos inorgánicos, al ismo tiempo que elementos naturales de oxígeno, azufre y nitrógeno permanecen. Los cuáles son particularmente problemáticos, en tanto que permiten el proceso de oxidación y el desarrollo de ácido, y promueven la formación de bolutos, particularmente en aplicaciones de grandes temperaturas.
Las diversas partículas de aceites lubricantes de refinación por otro lado guardan figuras diferentes, lo que puede hacer que las superficies engrasantes sean anormales a grado molecular. Esas desigualdades producen fricción que aumenta los requerimientos de intensidad, incrementa el deterioro y disminuye la utilidad.
En contraparte, los engrasantes sintéticos son fruto de ingeniería, creados por respuesta química mediante utilización precisa de presión y el nivel de calor a una récipe específica de componentes. El resto de los componentes son de excelente calidad, con potentes acoplamientos moleculares. Como resultado, el fruto ultimo es un lubricante de mucha pureza, realmente menos vulnerable a ser oxidable, sumamente resistente a la fractura, y suficientemente uniforme en medida molecular. Esta similitud de volumen molecular impide que los de base sintética se gelifiquen cuando la temperatura es muy baja, o se adelgazan en los momentos en que sube mucho la temperatura, con esto las cualidades de resguardo del aceite son más predecibles. Las moléculas saturadas producidas mediante el procedimiento de base sintética son por otro lado no hidrófilas, por lo que no emulsionarán, ni darángenerarán subproductos que no sirven, en lugares de muy alta humedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s